Carry Trade

El carry trade es una estrategia en la cual un inversor vende una cierta divisa con una tasa de interés relativamente baja y compra una divisa diferente con una tasa de interés más alta.

El objetivo de esta estrategia esta basado en tratar de obtener como beneficio, la diferencia entre ambos tipos de interés, beneficio que puede llegar a ser jugoso dependiendo de la cantidad deapalancamiento usado.

Como el beneficio viene del diferencial de tipos de interés, se puede obtener beneficio aunque el precio de las divisas no varíe.

En el pasado reciente del mercado de divisas ha sido muy común el carry trade en el que se vendían yenes y se compraban divisas con un tipo de interés más alto como el dólar australiano, dólar neozelandés o libra esterlina.

Por ejemplo, si se entra en largo (compra) en el par AUD/JPY, lo que se hace es vender yenes y comprar dólares australianos; supongamos que el yen mantiene un tipo de interés del 0.5% al año y el dólar australiano de 6.5% al año. Si se mantiene esta posición, al cabo de un año se recibiría aproximadamente un 6% de beneficio al año (6.5% – 0.5%).

De todos modos, es aproximado, porque los tipos de interés no se mantienen igual a lo largo del año sino que suelen variar, normalmente varían muy poco por lo que el beneficio anual final dependerá de la volatilidad en el cambio de estos tipos de interés que va decidiendo el Banco Central de cada país .

El carry trade en el mercado de divisas está diseñado para explotar el resultado de diferencias entre las tasas de interés de los bancos centrales.

Asimismo, esta estrategia de carry trade se convirtió en una fuerza importante en los mercados de divisas principalmente porque las tasas de interés objetivo por ejemplo del Banco Central de Japón han estado como máximo en un 1% desde el año 1995, y a veces acercándose a cero.

 Los inversionistas aprovechan esta circunstancia al pedir prestado dinero en Japón e invertir en naciones como Nueva Zelanda donde la tasa de interés bancaria trepó hasta un máximo de 8,25%.
Esto permite a los traders pagar un interés reducido, mientras reciben altos rendimientos por donde colocan el dinero. Cuando se añade el apalancamiento esta estrategia puede volverse extremadamente rentable.
El 2012 no es año para el Carry Trade. Los problemas  en Europa están lejos de solucionarse y en estos momentos hay mucha incertidumbre, apalancamiento financiero, y posicionamiento defensivo.
Esto daña más de lo que puede ayudar al carry trade. Sin embargo, el dólar americano podría volver a ser unos de los ganadores,   Para que el carry trade funcione, necesitamos tener un ambiente de baja volatilidad donde los bancos centrales estén aumentando las tasas de interés  y los inversionistas estén optimistas y confiados para tomar riesgos.
Desafortunadamente, este año esta marcado por una fuerte volatilidad, más estímulos y aversión al riesgo, lo cual significa que más que ser próspero, el carry trade podría tener una bajo desempeño durante el 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *