Estados Unidos decidió…

… Y le dio el visto bueno a Barak Obama para un nuevo mandato de cuatro años como presidente de los Estados Unidos. En lo que fue considerado como uno de las elecciones más reñidas, el titular emergió rápidamente con una ventaja clara en términos de votos del Colegio Electoral.

A medida que el día avance, se va a vislumbrar mejor cuán apretada fue realmente la elección en términos del voto popular, pero en el análisis final, es el voto del Colegio Electoral el que cuenta.Los republicanos han mantenido el control de la Cámara de Representantes, mientras que los demócratas han conservado el Senado. Esto significa que mientras el presidente Obama tiene un nuevo mandato, él todavía está atascado con un problema para conseguir que sus políticas y legislación se aprueben.

La reacción de los mercados de valores mundiales ante la reelección de Obama ha sido algo menos intensa con muchos mercados esencialmente planos. Sin embargo, como están las cosas, es también el caso de que Estados Unidos podría estar corriendo hacia el borde de lo que se denomina «acantilado fiscal», que tiene el potencial de hundir la economía líder en el mundo en la recesión con los previsibles efectos en cadena en todo el mundo.

El acantilado fiscal al que se hace referencia es un recorte de gastos y aumento de impuestos automático que se impondrá a menos que un acuerdo bipartidista sobre el presupuesto pueda ser alcanzado. Unos $ 600 billones serían recortados del presupuesto y recuperados en los impuestos en un intento por reducir el déficit. Los analistas temen que si esto se hace en un modo automático la recuperación de los Estados Unidos podría ponerse en peligro, lo que tendría efectos en cadena en todo el mundo.

El gobierno federal casi se quedó sin dinero en el 2011 porque no se pudo alcanzar un acuerdo de ambos partidos sobre el camino a seguir. El compromiso fue establecer la fecha límite, cuando los recortes automáticos vinieran, para después de las elecciones. La pregunta es si los políticos de Estados Unidos pueden dejar las diferencias partidistas a un lado y buscar un acuerdo sobre el presupuesto razonable para ambas partes con el fin de evitar el precipicio financiero en el que ninguno de los dos quiere que la nación caiga – un cambio en el que se puede creer, ¿no?

por DailyForex.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *